¿Te atreves a crear tu estilo de vida?

0
308
Tips con los que crear tu estilo de vida

Si buscas en Google «estilo de», el abanico que se abre de posibilidades es prácticamente infinito. Desde el primero con la «a»: estilo de aprendizaje, hasta el último con la «z»: estilo de zapatillas, existen cientos o miles de estilos en algo. ¡Dios! ¡Si hasta hay un estilo de pestañas postizas!

Con el paso de los años se ha formado una sociedad en base a los diferentes estilos relacionados con algo externo a nosotros: moda, complementos, peinados, ocio, diversión, familia, etc. Y no solo formado, sino también juzgado. Juzgado de lo que es correcto o incorrecto, del estilo que está bien y del que está mal.

Y yo me pregunto ¿Qué es estar bien para quién? o ¿Qué es correcto para quién?. Para aquellos que van llevándonos como corderos a sus estilos para así hacernos creer que formamos parte de un grupo selecto e integrado en una sociedad, que ya de por sí misma está enferma. Enferma de ansiedades, de consumismo, de estrés, de hacer, de tener, de sufrimiento, de cánceres…

Tips para crear tu estilo de vida

¿Y si en lugar de seguir fabricando un estilo relacionado con lo manifiesto, nos atrevemos a crear un estilo que emerja de nuestro interior?

¿Te atreves a crear tu estilo de vida rompiendo con reglas marcadas por otros?

Nos hacen llevar el estilo de vida de otros

Como terapeuta transpersonal y ser humano en proceso de aprendizaje continuado, me puse hace tiempo rumbo hacia mi interior. Aquí y ahora te invito a que tú, por ti mismo, pruebes a experimentar la vida cuando pones rumbo hacia ti.

Para ello te hago entrega de 5 tips que te ayudarán a abrir el camino

1. Presta atención a lo que te hace sentir bien a ti y en base a ello decide

Si asistir a reuniones familiares o de amigos no es la forma en la que quieres dedicar tu tiempo libre y lo haces porque se ha creado un compromiso o por obligación. No lo hagas. Dedica tu tiempo a hacer lo que te gusta y te apasiona e incluso a no hacer nada. Es una manera de honrar tu coherencia y cultivar tu autenticidad.

Con decir un «No, gracias» a las invitaciones que no resuenen en tu interior, es más que suficiente. Si te cuesta decirlo, añade una frase como «ya tengo planes para el sábado», pero intenta no añadir coletillas del estilo «en otra ocasión será», para que no te lo tomen al pie de la letra.

Para sentirte bien haz lo que deseas hacer

2. Cambia hábitos de compras

¿Cuántas cosas has comprado rápidamente porque creías necesitar y únicamente la has utilizado una vez y lo has guardado en el cuarto de los trastos o en el mejor de los casos, regalado por aburrimiento?

Hay docenas de cosas que todos hemos comprado a lo largo de los años, sin que nos hicieran falta en realidad y que, tras un breve período de uso, se convirtieron en una molestia. Una más caras que otras, pero cada uno de nosotros podemos hacer una lista de esas cosas adquiridas con el síndrome Tengo que tenerlo ya.

Realmente no necesitas todo lo que compras

Cambiar hábitos incontrolados de compras por nuevos hábitos te servirán para ser más consciente de que lo que adquieres, es verdaderamente importante y necesario.

Antes de comprar un artículo pregúntate: ¿Realmente necesito esto? ¿Cuánto tiempo lo utilizaré? Y por favor, sé sincero contigo mismo. O juega al juego de «Cuanto tiempo puedo dejar pasar sin lo que creo ahora que es imprescindible». O busca una solución creativa a tu necesidad: usar botellas llenas de arena como pesas, o un palé como sillón.

3. Disminuye el ritmo en tu vida

La mayoría de las veces cuando tenemos la sensación de no llegar a hacer todo, vamos paulatinamente y sin darnos cuenta aumentando el ritmo de hacer las cosas para así, hacer más cosas; creándonos con ello vidas impregnadas de un ritmo frenético.

Están socialmente «bien vistas» aquellas personas que hacen muchas, muchas actividades y que no tienen tiempo para nada, ni siquiera para ellos mismos.

La sociedad nos induce de forma inconsciente a meternos en la vorágine de hacer, hacer y hacer… y eso solo conduce a vidas estresantes, agitadas, ansiosas y por supuesto, enfermedad y sufrimiento.

Disminuir el ritmo ayuda a disfrutar la vida

Así que, a partir de ahora recuerda este gran consejo, disminuir el ritmo de todas tus actividades. Comienza ahora mismo desacelerando tu respiración para que seas consciente de cada inhalación y cada exhalación. Luego continua, intentando rebajar el ritmo en tu forma de hablar.

Prueba a ralentizar tus pasos al caminar. Poco a poco, ve introduciendo pautas que te ayuden a disminuir el ritmo en tu vida y así reunirte con el ritmo perfecto con el que funciona la creación. Cada planta, cada flor, cada hierba brota a su ritmo y, en ese brotar, se expresa toda la belleza en su máximo esplendor.

4. Si no es fácil, no lo hagas

Si algo he aprendido a través de las experiencias de la vida y que ha contribuido notablemente en cambios positivos en la misma, es que si algo es muy complicado o me produce mucha resistencia, mejor no lo hago.

Muchos hemos crecido con la creencia errónea de que si hago marcha mal (sea una transacción comercial, una relación, una asociación o cualquier cosa), todo lo que debíamos hacer era trabajar más duramente, invertir más tiempo y energía, e incluso en algunos casos, invertir más dinero, y de alguna manera u otra se solucionaría el problema. La fe en esta creencia ha contribuido a crear gran cantidad de infelicidad que se podría haber evitado.

Hace falta valor para reconocer que algo en lo que hemos trabajado duramente y mucho tiempo, no funciona y aceptarlo.

Elimina lo difícil de tu vida

Si observo mi vida en retrospectiva me doy cuenta de que la mayoría de las cosas que han funcionado bien, han sido relativamente fáciles, sencillas y fluidas. He aprendido a que si algo no funciona en mi vida, mejor paso a otra cosa y empleo mis energías y tiempo para algo más provechoso.

Imagina por unos instantes lo sencilla que sería tu vida si eliminaras las cosas difíciles y complicadas y las sustituyeras por actividades que te apasionan y disfrutas con ellas.

5. Relaciones más sanas

Sin ninguna duda, este punto fue uno de los que más me costó realizar. Poner fin a relaciones insanas, ya sean de pareja o amistad, que nos está causando sufrimiento y estrés, no es una tarea fácil, lo reconozco.

Si has intentado arreglar la relación introduciendo cambios y no se consigue mejorar la manera de relacionaros, es mejor romper con ella.

Si no tienes la suficiente valentía para hacerlo tú sola, busca ayuda, a través de un profesional o de un grupo de personas que estén pasando por una situación de vida parecida a la tuya.

Pide ayuda si necesitas salir de una relación insana

Quizás acabar con una relación insana es relativamente sencillo, lo que puede resultar más complicado es la decisión de romperla; pero os puedo garantizar que, a la larga, nada va a ser más gratificante, que poner fin a esas relaciones en las que sólo recibimos críticas o quejas; o son amigos del malestar y la confrontación.

Es mucho más agradable rodearte de personas que te apoyan y te aceptan tal como eres. No necesitas estar justificándote constantemente ni tus deseos ni tu personalidad. Esas sensaciones internas son sagradas, no dejes que otros las destruyan.

Estos son apenas unos tips que pueden servir de guía para tu creación.

Y ahora sí, responde:  ¿Te atreves a crear tu estilo de vida?

¿Te atreves a crear tu estilo de vida?
5 (100%) 7 votos

Deja tu comentario

Ingresa tu nombre
Por favor, escribe tu comentario

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS

  • Todos las datos marcados con asterisco (*) son obligatrorios. Si no los indicas no podrás comentar en la revista.
  • Responsable de la revista: Ernesto Barrachina Rubio (Te lo cuento Magazine) +Info
  • Finalidad de los datos: Gestionar los comentarios que realizas en los artículos de la revista. +Info
  • Legitimación: Consentimiento de la persona interesada. +Info
  • Destinatarios: No se comunican los datos a nadie más. +Info
  • Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por la personja interesada.
  • Los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Te lo cuento Magazine). Raiola está ubicado en la UE, con los niveles de protección adecuados según Comisión de la UE. Ver política de privacidad de Raiola.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos a través del correo hola@telocuentomagazine.com y tienes derecho a presentar una reclamación ante la autoridad de control.
  • Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en esta página web: https://telocuentomagazine.com, así como consultar nuestra política de privacidad.