Los peores enemigos de tu dieta estas Navidades

0
58
Los peores enemigos de la dieta en Navidad y otras reuniones familiares

Cara a cara con los enemigos de la dieta en Navidad

La Navidad. Ese periodo tan entrañable en el que las ciudades visten sus mejores galas, las personas su mejor sonrisa, suenan villancicos por doquier, te hacen regalos… y tienes que asistir a reuniones familiares basadas en comer 😳

Pues vete preparando porque, si la operación bikini no te dio resultado en una época en la que solo apetecen gazpachos y ensaladas, y eres una de las que nos cuesta mantener la línea durante el resto del año, ni te cuento lo cuesta arriba que te vendrá hacer dieta en Navidades.

Parece que lo tenemos todo en nuestra contra ¡En cuanto bajas unos kilos viene una fiesta de comer! 😡

¡En fin! Hazte el ánimo y piensa que, si puedes superar el «espíritu navideño», las colas en las tiendas, los puñeteros villancicos, o tener que sonreír a «esa» en la cena de empresa, eres totalmente capaz de hacer frente a los enemigos de tu figura estas Navidades.

¡Pero estate muy atenta!, porque no te darán tregua alguna. Prepárate a pasar varios días rodeada de alimentos con calorías vacías, que solo pretenderán ocupar tus cartucheras a cambio de aportar cero nutrientes.

Los mayores enemigos de la dieta en Navidad…

…y otras reuniones familiares basadas en comilonas

Bebidas alcohólicas y no alcohólicas

Las bebidas contienen un alto porcentaje de calorías vacías que no te ayudarán a mantener la dieta estas Navidades

Nada más llegar a la casa donde se organiza el evento, lo primero que te ofrecen es un vermú: «¿con o sin alcohol?». Llámalo martini, cerveza, refresco, vinito… o como quieras. Los hay de tantos colores que eso parece una tienda Benetton.

Estas son las primeras calorías absurdas que nos metemos en el cuerpo

¡Chin chin!

Si la bebida es con alcohol tendrá un ínfimo valor nutricional. Además, todas sabemos que el alcohol interrumpe la oxidación de las grasas y los hidratos, haciendo que se almacenen en lugar de quemarse.

Cuando sea un refresco sin alcohol lo que tendrá es exceso de azúcar. Por lo que tan perjudiciales son los refrescos azucarados como los que llevan alcohol.

Aún no has pegado el primer sorbo, y ya te están llamando a la mesa para empezar con los aperitivos. Puede que nadie se haya acordado del agua, pero eso sí, la copa de vino te la llenarán hasta arriba.

Tapitas y aperitivos

Tu línea corre peligro con los aperitivos grasos,muchas veces porque no eres consiente de los que comes

El maridaje para el vino; que también estará presente en diferentes formatos y colores, consistirá en hojaldres, canapés, tablas de quesos, de patés, fiambres y embutidos… Con un poco de suerte tendrás marisco, que será lo único sano que comas estos días.

Todo en general será bollería industrial y grasa a tutiplén ¡mirando tus cartucheras!

No piques de las fuentes centrales. Sírvete para controlar cuánto comes.

Panecillos y colines

Si es una mesa que cumple con todo el protocolo, ahí tendrás «una cestita con pan solo para ti». Podrás elegir entre palitos de pan, rosquilletas, colines, panecillos con semillas, sin semillas, con gluten, sin gluten, de trigo, centeno, masa madre…

Todos rebosantes de hidratos de carbono para que los puedas combinar a tu gusto con las grasa de los aperitivos.

El plato principal

Los acompañamientos del plato principal pueden suponer un peligro para tu silueta

¡Aprovecha este momento de respiro!, pues aunque son tradicionales las carnes grasas tipo cordero o cochino, también lo son el pavo y el pescado.

Lo bueno, es que en estas fechas se suele recurrir al horno, y sea lo que sea, casi que con toda seguridad estarás a salvo de fritangas y rebozados.

La única pega que encontrarás, es que estos platos suelen acompañarse de guarniciones dulces, como ciruelas y orejones, salsas y mermeladas, huevo hilado…

Los postres

Tras dos horas (mínimo) comiendo y bebiendo, viene el postre. ¿De dónde te crees que viene lo de Dulce Navidad?

¿Alguien se ha quedado con hambre?

Por supuesto, nadie se plantea como postre navideño una manzana o una naranja.

¡Qué va! Será un bizcocho, un panettone, un tronco de Navidad o un flan, en el que alguien se habrá saltado la receta tradicional añadiendo nata, pasas y cosas así, por lo de «hacerlo más gourmet».

Turrones, mazapanes y polvorones

Los peores amigos de tu dieta en Navidad es son los turrones, mantecados y mazapanes

Por fin has terminado de comer (o cenar). No has tomado alcohol ni refrescos, apenas has probado los entrantes, ni el pan, ni las salsas. Ni siquiera has mirado el bizcocho.

Y cuando crees que estás a salvo… te plantan delante de la cara un plato con turrón, mantecados, polvorones y peladillas a los que ya no se les puede decir que no.

¿Pero lo estáis haciendo adrede? ¿No es suficiente con estar viendo turrones en Mercadona desde antes de Halloween! 😡

¿Pues sabes qué te digo? Que paso de la dieta y de mantener la línea estas Navidades. Pienso «ponerme como el Quico» siguiendo el consejo del dicho popular ¡si no puedes con tu enemigo, únete a él!

En cuanto pasen las fiestas me pondré con la dieta del cucurucho, que también tiene sus beneficios, porque la navideña es prácticamente imposible.

Cómo compensar las comilonas cuando te has puesto «fina filipina» en Navidad (o piensas ponerte)

Si vas a hacer como yo, que piensas hacerte amiga por unos días de los enemigos de tu silueta, te propongo algunos tips que lo contrarresten.

  1. Si tienes alto el colesterol mejor que no asistas a este tipo de celebraciones, porque aseguran que los niveles pueden subir hasta un 10%. Bueno, o contrólate un poco más que yo (jeje).
  2. No comas mucho los días anteriores y posteriores. No te digo que hagas ayuno absoluto, porque será pero el remedio que la enfermedad.
  3. Bebe agua o retrasa todo lo posible la ingesta de otras bebidas.
  4. Durante las comidas navideñas no piques. Sírvete raciones que puedas controlar.
  5. Una idea genial es hacer una dieta depurativa los días posteriores. Unos días de comida ligera y unas infusiones depurativas de ortiga, ayudarán a tu cuerpo a calmar el apetito y a deshacerse de las toxinas navideñas.
  6. Desde ya, combina una buena alimentación con alguna actividad física. Después de todo, te quedan apenas un par de meses para la operación bikini.

Ya sabes lo que pienso hacer yo, que tengo algunos trucos para perder peso después de Navidad, pero… ¿y tú qué harás?, ¿vas a enfrentarte a los enemigos de tu línea estas Navidades o vas a unirte a ellos?

Si no puedes con los enemigos de tu dieta en Navidad, únete a ellos y disfruta, que la vida son dos días Click to tweet

Dejar respuesta

Please enter your name here
Please enter your comment!

Tu comentario quedará pendiente de moderación por parte de la redacción. Vuelve en dos o tres días para ver nuestra respuesta y tu comentario publicados.

Muchas gracias por comentar ☺