Enfermedades de transmisión sexual con las que no cuentas

0
260
Puedes no saber que tienes enfermedades de transmisión sexual

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) o enfermedades venéreas, entran en ese grupo de cosas que a nosotros nunca nos van a pasar, pero desgraciadamente están muy presentes en nuestra sociedad y son más cercanas de lo que pensamos.

Tenemos la creencia de que se centralizan en los colectivos minoritarios, los países menos desarrollados o en locales de moral distraída. Sin embargo no es así. En España, entre los años 2008 y 2015, los casos de sífilis aumentaron un 45%, y los de gonorrea un 153%, encontrándose los jóvenes de ambos sexos entre los más afectados.

A pesar de las constantes campañas de concienciación y prevención, se están extendiendo muchas prácticas sexuales con ausencia de preservativos, como el muelle, el bareback o el chemsex, en la que los jóvenes parecen obviar los peligros a los que se exponen.

Qué son y cómo se trasmiten las enfermedades venéreas

Las enfermedades de transmisión sexual o patologías venéreas son causadas por virus, bacterias, hongos o parásitos. Se contagian por vía genital al entrar en contacto con personas o juguetes eróticos contaminados, aunque con algunas, la leche materna o la saliva también pueden ser culpables de la infección.

Algunas enfermedades íntimas no presentan síntomas pero pueden ser mortales.

Como es lógico el mayor riesgos de contagio reside en la población sexualmente más activa. O sea, los jóvenes. A más relaciones sexuales de cualquier tipo sin protección y con mayor número de personas diferentes, más posibilidades de infección.

La única forma de prevención total es la abstinencia sexual, la protección con barreras o las relaciones monógamas.

Como cumplir estos requisitos va a ser bastante difícil a lo largo de una vida, solo tienes que tener una cosa en consideración. En caso de que contraigas una infección de transmisión sexual debes informar cuanto antes a todos los posibles afectados.

No te confíes con las enfermedades de transmisión sexual

Las enfermedades de transmisión sexual más habituales

Pese a que conocemos los nombres de muchas no reconoceremos los síntomas de casi ninguna, por no decir de ninguna. No obstante, con un poco de información sobre las enfermedades de transmisión sexual más habituales, tal vez logremos esquivarlas y  que dejen de ser una constante amenaza.

Clamidia

Es la enfermedad de transmisión sexual más común, no suele presentar síntomas y se transmite a través del sexo en cualquiera de sus versiones: vaginal, anal y oral. Es fácil de tratar mediante antibióticos, pero lo mejor siempre es la prevención usando preservativos y/o barreras bucales.

Puede afectar a los ojos y la garganta además de a los órganos sexuales.

Gonorrea

En la mujer puede no presentar síntomas o hacerlo de forma leve con algunos atribuibles a una infección vaginal. Si está embarazada puedes transmitir la enfermedad al bebe durante el parto. Por su parte, los hombres producen una secreción verdosa a través de la uretra.

Infecta al recto, los genitales y la garganta, pudiendo extenderse al resto del organismo y llegando a ser mortal. Su tratamiento consiste en la administración de antibióticos, pero cada vez es más difícil de tratar por la resistencia de las bacterias a estos.

Sífilis

Sus síntomas pueden parecerse a los de otras enfermedades y se dividen en 4 estadios o fases: primaria, secundaria, latente y avanzada. Se caracteriza por unas úlceras en los órganos sexuales y erupciones rojas por el cuerpo. Estas llagas, tan solo con el tacto, son transmisoras de la enfermedad.

A largo plazo puede causar lesiones en el sistema nervioso, el aparato circulatorio, los ojos y hasta provocar la muerte. Aunque es curable mediante su tratamiento con antibióticos específicos, no se revertirá ningún daño físico que haya producido.

Sida

Lamentablemente y a diferencia de las anteriores esta no es provocada por una bacteria, y su tratamiento no se reduce al suministro de antibióticos. El virus tiene la capacidad de interferir en el funcionamiento del sistema inmunitario, propiciando el riesgo de padecer infecciones oportunistas que no afectarían a un cuerpo sano.

Encontraremos el virus en la sangre, el semen, el flujo vaginal y la leche materna, por lo que su contagio además de durante el sexo puede producirse en otros ambientes.

Tricomoniasis

En este caso la enfermedad la causa un parásito. Como otras puede ser asintomática o por el contrario presentar síntomas incluso de manera intermitente. Incluye las secreciones vaginales verdosas o amarillentas, molestia durante las relaciones, picazón y olor vaginal o molestias al orinar en las mujeres. Para los hombres, secreciones, picazón o irritación en el interior del pene, ardor después de orinar y/o eyacular.

Se cura con antibióticos, y el uso del condón no exime al 100% del contagio.

Hepatitis B

El virus se propaga por el contacto con la saliva, semen, sangre u cualquier otro fluido corporal. No causa problemas genitales pero si en el hígado, provocando inflamación y necrosis, que desembocarán en insuficiencia hepática, ictericia, cáncer… y/o la muerte

Su versión crónica no tiene cura.

Virus del papiloma humano HPV

Provocado por distintos virus relacionados entre si, que no todos afectan a los genitales. Están categorizados en dos grupos, de alto riesgo y de bajo riesgo, y son los causantes de las verrugas genitales.

En la mayoría de casos no presenta síntomas, aunque en ocasiones se manifiesta en forma de infección, que pueden generar cambios en las células convirtiéndolas en cancerígenas.

El uso de los preservativos lo reduce pero no elimina el riesgo de contagio, y las vacunas pueden proteger contra algunos de los tipos de virus causantes del cáncer.

Espero que si no lo hacías antes, de ahora en adelante tomes las precauciones oportunas para no contraer ninguna de estas enfermedades de transmisión sexual. Recuerda que las infecciones se extienden entre la población más joven, por ser la más activa y desafortunadamente la que menos precauciones toma en sus relaciones.

Enfermedades de transmisión sexual con las que no cuentas
5 (100%) 8 votos

Deja tu comentario

Ingresa tu nombre
Por favor, escribe tu comentario

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS

  • Todos las datos marcados con asterisco (*) son obligatrorios. Si no los indicas no podrás comentar en la revista.
  • Responsable de la revista: Ernesto Barrachina Rubio (Te lo cuento Magazine) +Info
  • Finalidad de los datos: Gestionar los comentarios que realizas en los artículos de la revista. +Info
  • Legitimación: Consentimiento de la persona interesada. +Info
  • Destinatarios: No se comunican los datos a nadie más. +Info
  • Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por la personja interesada.
  • Los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Te lo cuento Magazine). Raiola está ubicado en la UE, con los niveles de protección adecuados según Comisión de la UE. Ver política de privacidad de Raiola.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos a través del correo hola@telocuentomagazine.com y tienes derecho a presentar una reclamación ante la autoridad de control.
  • Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en esta página web: https://telocuentomagazine.com, así como consultar nuestra política de privacidad.