Cómo preparar la mesa para una comida especial

0
177
Cómo preparar la mesa para una comida especial

Al organizar una celebración en casa o allá donde sea que nosotras seamos las anfitrionas, nos gusta cuidar cada detalle. Saber preparar la mesa para una comida especial, ya sea a la hora del almuerzo o de la cena, te va a acercar un poco más al triunfo.

Casi todas tendremos esa vajilla, cristalería y/o cubertería heredada de nuestra madres o abuelas, a las que no solemos dar un uso diario, almacenadas en los más profundo de alguna vitrina.

Podemos montar la mesa para una comida especial con la vajilla buena que hemos heredado
Es el momento de usar la vajilla heredada

Habitualmente las llamamos la vajilla buena o la cubertería buena. Me hace mucha gracia ese nombre porque por muy buenas que sean, suelen tener un estilo que nunca elegiría si las comprara por mi cuenta.

Pero bueno, las modas son las modas y no entraremos a valorar su aspecto. Nos vamos a centrar solo en el protocolo para preparar esa mesa especial.

Dejando de lado los dones artísticos que tenga cada una como decoradora, conocer los elementos básicos que podemos utilizar y su disposición en la mesa es fundamental.

Más adelante encontrarás una infografía con la distribución del servicio en la mesa.

Básicos al preparar la mesa para una comida especial

Aunque más adelante aprenderemos a cómo usar cada elemento, primero vamos a repasar los grupos que sabemos que necesitaremos. Todo son imprescindibles:

  • Mesa.
  • Mantelería.
  • Vajilla.
  • Cubertería.
  • Cristalería.

Las normas de protocolo obligan a disponer cada servicio de mesa con sus elementos distribuidos de una forma determinada, así que vamos a seguir un orden lógico para montar nuestra mesa especial.

La elección de la mesa

Evidentemente la mesa es un factor primordial para el éxito de la velada. Si dispones de varias en casa, piensa que en cuanto a tamaño la elección debe ir acorde con el número de comensales. Ten en cuenta que un cubierto completo necesita un mínimo de 60 cm de anchura.

En el caso de no tener una mesa de la medida necesaria puedes unir un par más pequeñas o montar un tablero sobre caballetes plegables.

Puedes preparar la mesa para comer sin vestirla con mantel

Las mesas redondas, ovaladas o cuadradas propiciarán la conversación entre los invitados, mientras que las rectangulares obstaculizarán la charla.

Todas conocemos la incómoda sensación de estar sentada en una mesa coja. Si la superficie sobre la vas a montarla no es plana usa cuñas. Utiliza la mitad de una pinza de madera o un trozo de cartón, procurando que las patas queden bien asentadas sobre el suelo.

Si tu intención es vestirla con una mantelería, usa un hule (plástico) para protegerla de los posibles derrames. Sobre este coloca un muletón (especie de manta fina) para que amortigüe cualquier golpe.

Cuando tu mesa sea lo suficientemente vistosa como para no tener que usar mantelería, límpiala y déjala bien reluciente.

Mantelería

La mantelería puede ser de formas variadas: redonda, cuadrada, rectangular… Están compuestas de mantel y servilletas. Puedes complementarla con caminos de mesa o salvamanteles, y por qué no, también sustituirla por ellos.

Por su tejido algunas serán más adecuadas que otras en función de la estación del año. Y para destacar el resto de elementos del servicio, cuida que combine con ellos.

El mantel

Elígelo bien para que se adecué a la forma de la mesa. Deberá cubrirla por completo colgando unos 30 cm por los lados. Piensa que el mantel es el vestidito hasta la rodilla de la mesa.

Cuando la mantelería ha estado guardada mucho tiempo, sácala con bastante antelación para decidir si necesita un lavado y/o un planchado.

Recuerda que como protector entre la mesa y el mantel hay que usar un hule y un muletón, aunque solo sea por si acaso. En el caso de que decidas no vestirla, puedes prescindir del mantel y optar por caminos de mesa, manteles individuales… o nada.

Las servilletas y la mantelería complementan tu mesa para esa comida especial

Las servilletas

En cuanto a las servilletas, pese a que existen infinidad de posibilidades artísticas para su doblado, elude en lo posible los doblados que no sean triangulares o rectangulares. Si tienes unos buenos servilleteros que las envuelvan, las puedes presentar enrolladas.

Aunque queda mono, no las pongas sobre los platos y ni se te ocurra hacerlo dentro de una copa o vaso. Las servilletas se colocan a la derecha del plato.

Si quieres utilizar servilletas desechables no hay problema. Esto no van a influir en el acabado final. Busca un porta servilletas bonito, acorde con la decoración y unas servilletas de papel del color que prefieras.

La vajilla

Tal vez con la disposición de esta es con la que estamos más acostumbrados. Diariamente servimos la sopa o las cremas en platos soperos, y los filetes o las tortillas en platos llanos.

Debemos acompañar a la vajilla de un bajoplato del estilo que te guste coordinado con el resto de elementos. En cuanto a materiales no hay reglas. Le dará el toque especial a la mesa tanto si los usas de cerámica, tela, metal, o plástico.

Puedes disponer en la mesa todos los platos que se van a usar a excepción de los de postre. En la parte inferior coloca el bajoplato, o el salvamanteles si has decidido usarlo. Sobre este el llano y encima el sopero.

Un consejo es que si vas a servir una crema en un bol (cuenco), coloca debajo un plato de postre para facilitar su retirada al terminar.

El platito o cesto individual para el pan, siempre a la izquierda en la parte alta del servicio.

Si sirves la comida con los comensales ya sentados, es tu oportunidad de dar uso a esas soperas, ensaladeras o fuentes de la vajilla buena.

Utiliza un plato nuevo para cada «plato» del menú.

La cubertería

Las cuberterías están compuestas de diferentes cubiertos de distintas formas y tamaños según sea su uso. La distribución de estos en la mesa tiene su intríngulis.

Los cubiertos en la mesa para una comida especial

¿Quién no recuerda a Julia Roberts en Pretty Woman preguntando sobre la colocación de los cubiertos a Barney, el director del hotel?

¿Y cuál fue la respuesta?: Los cubiertos se colocan de fuera para dentro.

Esta vez tendrás la oportunidad de utilizar los cucharones y artilugios de servir o cortar de la cubertería buena. Usa todos los que puedas.

Protocolo para la disposición de los cubiertos

Cubiertos a la derecha del plato y de fuera para dentro:

  1. Cuchara.
  2. Pala de pescado.
  3. Cuchillo.

Cubiertos a la izquierda del plato y de fuera para dentro:

  1. Tenedor de ensalada.
  2. Tenedor de pescado.
  3. Tenedor de carne.

Cubiertos arriba del plato y de arriba a abajo:

  1. Cuchillo de postre.
  2. Cuchara de postre.
  3. Tenedor de postre.

Si lo piensas todo tiene su lógica. Hemos dispuesto los cubiertos para cogerlos con la mano adecuada y en el orden en que los necesitaremos.

Se rompe la regla si no vamos a utilizar cuchillo. En ese caso el tenedor se sostiene con la derecha, con lo que se ubica a ese lado.

Si has colocado plato para el pan, puedes añadir sobre él un cuchillo para untar. No olvides sacar cucharas, pinzas u otros complementos para servir de forma individual cada salsa, guarnición o plato a compartir.

La cristalería

Las copas o vasos más habituales son para el agua, los vinos y el champán, aunque las cristalerías pueden ir acompañadas de copitas de licor o de otro tipo.

Como las cristalerías también se pasan el año guardadas, recuerda lavarla y secarla con un paño para quitar cualquier resto de cal.

Puedes acomodar sobre la mesa cuantas se vayan a utilizar durante la velada. Pero piensa que cuantas más copas, menos espacio tendrán los comensales y también corres el riesgo de hacerte más lío.

Sigue este protocolo de derecha a izquierda para las copas:

  • Agua.
  • Vino tinto.
  • Vino blanco.
  • Champán.

Si te decantas por añadir la copa de licor es fácil que te quedes sin espacio, con lo que deberá usar una disposición en arco rodeando la parte superior del plato.

Cómo montar la mesa para una comida especial. Infografía del protocolo

Con tanta información seguro que te has hecho un poco de lío, así que como resumen hemos preparado un gráfico muy aclarador.

Infografía de la propuesta de disposición del servicio para montar una mesa en un día especial
Infografía del protocolo para montar un servicio de mesa

Combinar elementos de distintos juegos

Cuando no dispongas de cuberterías completas no te preocupes. De la misma forma que nos podemos saltar otros protocolos podemos hacerlo con este. Precisamente ahora están muy de moda las combinaciones de este tipo.

En la medida de lo posible, intenta que aunque las piezas de la cubertería no sean del mismo juego, sí tengan el mismo estilo. Si te decides por lo antiguo, usa todas las piezas con el mismo carácter.

Con la vajilla y la cristalería pasa lo mismo. Puedes usar los platos soperos de un estilo y los llanos de otro, las copas de agua de un juego y las de vino de otro.

Decoración de la mesa

Cuida que la decoración no interfiera en una mesaEn cuanto a la decoración tengo algunas normas. La primera es no usar nada más perfumado que mi comida. No queremos que otros aromas camuflen el de nuestros platos.

Al colocar centros de mesa procura que no tapen las caras de los comensales y que faciliten la conversación.

Sobre todo que no ocupen el espacio vital del servicio de mesa y el acceso a los platos compartidos o guarniciones.

Iluminación de la sala

Mientras mantengas la sala con la suficiente iluminación como para cumplir su cometido todo vale. Puedes colocar como complemento en la mesa algunas velas que le den un toque romántico. Además servirán como apoyo a la iluminación general.

Complementando a una mesa especial puedes usar velas como iluminación

Cuándo preparar una mesa protocolaria

Hay infinidad de motivos por los que preparar la mesa para una comida especial. Incluso cuando estamos solas. Generalmente no hay problema en saltarse más o menos el protocolo, pero recuerda que las buenas maneras nunca están de más.

Excusas y motivos por los que montar tu mesa especial

Una vez te has dado cuenta del partido que le puedes sacar a todo ese menaje heredado, además de compartir tus dotes culinarias, seguro que encuentras cientos de excusas para organizar comidas especiales en tu casa.

Cena con amigos

¿A quién no le gusta agasajar a sus amistades con ricas viandas, con sus mejores galas y de paso ser la única de tus amigas que no utiliza vajilla de IKEA? Recuerda vestir la mesa para la ocasión y luce todo tu arsenal.

Comida de negocios

Las comidas con los compañeros de trabajo siempre son comprometidas. Estarás mezclando tu vida personal con la laboral. Cuida cada detalle pero siendo moderada.

Comida navideña

En estos casos deja volar tu imaginación y no repares en «sobredecorar». Son fechas entrañables en las que nos gusta tirar la casa por la ventana con todo. No dudes en usar los adornos del árbol navideño si es necesario, y sáltate el protocolo dándole a la mesa un toque más familiar.

En navidad puedes saltarte el protocolo para montar una mesa más familiar

Cena romántica

En esta ocasión no debes sobrecargar la mesa. Recuerda las velas, pero usa solo los elementos imprescindibles para el servicio. No sea que luego te vaya a hacer falta utilizar la mesa para otros menesteres y termine todo tirado por el suelo.

Esto es todo lo que necesitarás cuando quieras montar una buena mesa para una comida especial. El éxito lo tienes asegurado. Solo te falta lucirte también como cocinera, así que si no se te ocurre ningún plato, date una vuelta por nuestro apartado de cocina.

Si te ha gustado este artículo quizás te gusten también los de este tipo.

Cómo preparar la mesa para una comida especial
5 (100%) 4 votos

Deja tu comentario

Ingresa tu nombre
Por favor, escribe tu comentario

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE LA PROTECCIÓN DE TUS DATOS

  • Todos las datos marcados con asterisco (*) son obligatrorios. Si no los indicas no podrás comentar en la revista.
  • Responsable de la revista: Ernesto Barrachina Rubio (Te lo cuento Magazine) +Info
  • Finalidad de los datos: Gestionar los comentarios que realizas en los artículos de la revista. +Info
  • Legitimación: Consentimiento de la persona interesada. +Info
  • Destinatarios: No se comunican los datos a nadie más. +Info
  • Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por la personja interesada.
  • Los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Raiola (proveedor de hosting de Te lo cuento Magazine). Raiola está ubicado en la UE, con los niveles de protección adecuados según Comisión de la UE. Ver política de privacidad de Raiola.
  • Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos a través del correo hola@telocuentomagazine.com y tienes derecho a presentar una reclamación ante la autoridad de control.
  • Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en esta página web: https://telocuentomagazine.com, así como consultar nuestra política de privacidad.